BitCAr_Blog
Chirey Tiggo 4 Pro vs Kia Seltos: Frente a frente

Por BitCar

Compartir

Chirey tiene en la Tiggo 4 Pro a un rival directo para el popular segmento de las SUVs pequeñas, uno en el que la Kia Seltos es protagonista.

La ofensiva de producto de Chirey en México sigue limitada a una gama comprendida únicamente por crossover y SUVs, pero la más reciente adición puede ser la más relevante por el segmento al que apunta, que es el más popular en números de ventas y compradores potenciales.

La Chirey Tiggo 4 Pro llegó a nuestro mercado hace poco con un sólo motor, compartido con la Omoda 5 y también con la Tiggo 7 Pro. Se trata de un 1.5 litros turbo de 154 hp y 169 lb-pie de par que está asociado a una transmisión automática CVT, capaz de simular siete cambios.

Por otro lado, la Kia Seltos sí tiene dos mecánicas, empezando con el fiable 1.6 litros de 121 hp y 111 lb-pie con caja automática de seis para todas las versiones exceptuando a la GT Line, que tiene un motor a la altura de la Chirey en su 1.4 litros turbo de 138 hp y 179 lb-pie de torque, que va asociado a una transmisión automática de doble embrague.

La Seltos es más rápida con su motor turbo, pues acelera a 100 km/h en 10.2 segundos gracias a la energía de su motor a medio régimen y a la velocidad de su transmisión, mientras que la Tiggo 4 Pro sigue siendo una de las más rápidas del segmento con un tiempo de 12.1 segundos, aunque lejos de la coreana por el enfoque distinto de su caja continuamente variable. Además, la Tiggo 4 Pro gasta un poco más, reportando consumos mixtos de 16.1 km/l, por 17 en la coreana.

Mucho equipamiento

Los niveles de equipamientos son adecuados para las dos, con pantallas táctiles centrales, interfaces Android Auto y Apple CarPlay y clústers digitales, que parece lo más básico. La Chirey se separa con luces ambientales y cámara 360 de serie y hasta asistencias de manejo en su versión tope, aunque las versiones de entrada tienen solo dos airbags y se tiene que llegar a la tope para acceder a las seis.

La Kia Seltos responde con una cámara de reversa, luces ambientales, iluminación LED y mandos al volante, aunque curiosamente no hay un quemacocos en la versión GT Line, pero sí en la intermedia.

No tiene asistencias de manejo, pero sí cuenta con seis bolsas de aire en toda la gama, que nos parecen más valiosas.

Y como sabemos que se trata de SUVs que pueden tener un enfoque familiar, el espacio es vital. Aquí hay poco que decir en sentido de esta comparativa, porque las dos nos parecen referentes en el segmento, tanto en banca trasera como en el espacio de cajuela.

Dinámicamente, las dos tienen pros y contras más allá de sus niveles de potencia, pues la china puede pecar por ser demasiado suave y eso se nota con balance de más en curvas y en general un tacto más impreciso, aunque la Seltos en contra queda con una marcha más tosca y una dirección artificial y lenta.

Otros
artículos