BitCAr_Blog
Grupo Electrificación del Transporte

Por BitCar

Compartir

¿La electrificación va muy aprisa? Definitivamente sí. En los últimos 10 años hemos notado un mercado mundial enfocado en migrar con una rapidez inaudita de los combustibles fósiles a la electrificación.

Lo importante del caso es entender qué nos aporta como sociedad este cambio. ¿Es necesario? ¿Vamos a tiempo como país?

Las marcas de autos no van a producir y empujar los autos eléctricos si no son obligadas por los gobiernos, y los gobiernos están siendo a su vez presionados por la realidad que estamos viviendo con el cambio climático. Así es que sí, vamos aprisa porque es urgente empezar a tomar acción.

Prácticamente todas las marcas se han puesto metas y compromisos para que entre el 2030 y 2050, unas antes que otras, electrifiquen toda su flota de autos (que no 100% eléctricos), además de volverse carbono neutral en sus operaciones.

Aun así, la transición deberá cumplir varios pasos que simple y sencillamente llevarán un tiempo. Porsche, por ejemplo, estima que no será sino hasta el 2050 que dejarán de producirse autos a gasolina en el mundo, una marca de nicho que es punta de lanza tecnológica y puede destinar recursos y convencer a sus clientes con nuevas soluciones de movilidad y que puede reaccionar con una mayor agilidad que los grande, tiene un pronóstico para los autos eléctricos que me parece muy sensato

Para ello faltan prácticamente 30 años, por lo menos unas 4 o 5 generaciones de próximos modelos en todo el planeta, de los cuales las marcas ya tienen mapeadas por lo menos las siguientes dos.

Las bondades del leasing

Con esto nos damos cuenta de los ritmos a los que nos enfrentamos como industria y si bien hay prisa, el proceso de electrificación tampoco puede correr a los mismos ritmos en todos los países por las propias necesidades que implica este inmenso cambio.

Es imperativo que los gobiernos generen las condiciones para que la aceptación de los autos eléctricos y de este tipo de tecnologías suceda lo más pronto posible, pero hay muchas aristas que se deben pulir para que todo el proyecto camine con coherencia y saben ¿qué es lo más complicado?, son planes a largo plazo y por desgracia lo único que se ha hecho a largo plazo en nuestro país son las pirámides.

¿Qué pasa en México?

University of California y Alianza Mx, junto con la Dirección General de Impulso Económico Global, parte de la Subsecretaría para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos de la SER, hicieron un diagnóstico y recomendaciones para la transición de la industria automotriz en nuestro país, un estudio que se ha ejecutado con varios grupos entre México y Estados Unidos.

Con ello se lanzó una hoja de ruta de 28 puntos para coordinar un plan de acción entre todos los implicados de la movilidad del futuro. Excelente poner el dedo en el renglón, hacerlo realmente visible desde la cúpula más importante es fundamental.

Este estudio es para, de acuerdo con el canciller Marcelo Ebrard, “sumar voluntades y lograr que México sea un protagonista en esta transformación global de la economía, del medio ambiente y de la sociedad”.

Suena sensato y sobre todo imperativo.

Se creo una mesa de trabajo llamada Grupo de Electrificación del Transporte en México con más de un centenar de actores que incluyeron empresas, gobierno y universidades.

Por supuesto estuvo la industria automotriz con AMIA, la de producción de autobuses, camiones y tractocamiones (ANPACT) y la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas.

Los 28 diferentes puntos fueron concentrados principalmente en temas como Innovación, recursos humanos, proveeduría, infraestructura y legislación o gobierno.

Con esto se trabajaría en desarrollar tecnologías para hacer a nuestro país competitivo con las tendencias de movilidad; enfocar esfuerzos para que los ya de por sí excelentes mexicanos que producen y fabrican autos, por ejemplo, se encaminen y se formen hacia las nuevas tecnologías de electrificación; que los proveedores tengan oportunidad de trabajar en desarrollarse para cumplir con las siguientes necesidades; entender las propias necesidades que tienen las empresas en términos de infraestructura para cumplir con estos objetivos; y por último que el gobierno lo entienda y legisle en pro, atienda a los actores y sea un facilitador para que todo eso que suena tan bonito e interesante, se pueda hacer.

Puedes conducir un Mini EV con estos planes

Así es como ha sucedido en los mercados en donde la electrificación está siendo protagonista y permite la llegada de autos eléctricos con un constante crecimiento: todos sumaron.

Hay cientos de puntos por trabajar en nuestro país, desde una red de recarga con energía lo más limpia posible que ayude a las marcas a cumplir con sus metas de producción y fabricación cada vez más limpia (y por lo tanto que la misma energía que recargue los autos sea igualmente limpia), hasta la homologación de cargadores, legislación fiscal para facilitar la democratización de los eléctricos, capacitación, conectividad y varios etcéteras más.

Porque suena maravilloso en las principales ciudades, pero cómo lograremos, por ejemplo, que los autos eléctricos resuelvan las necesidades de movilidad a bajo costo de compra y operativo de un doctor que atienda en la sierra recorriendo cientos de km al día, en climas extremos y requiera un cargador medianamente rápido en su pueblito, que tendría también al tendero con la misma necesidad y a varios ususarios más.

De ahí que es inmediato empezar a buscar soluciones efectivas porque en el mundo al revés, el estado de Wyoming vetará a los autos eléctricos en el 2035.

Alegan que la red de recarga en su estado no es tan extensa como en Nueva York o California, los estados más progresistas en legislaciones a favor de los eléctricos. Vaya, algunas comunidades del estado no tienen ni siquiera Internet de banda ancha y es el capitalista y poderoso Estados Unidos.

Como puedes darte cuenta, un cambio en la manera en que nos debemos mover es imperativo y urgente, por lo que se deben tomar con la misma rapidez y visión las decisiones que nos permitan conseguirlo.

Esperemos que este documento no quede solo en eso, insisto, tendrá que venir desde la cúpula de gobierno que las cosas sucedan.

¿Ud que cree querido lector?

Héctor Ocampo

TW @hector_ocampo

Otros
artículos