BitCAr_Blog
Una nueva era (y es emocionante)

Por BitCar

Compartir

Hace varios años, 15 para ser exactos (si la memoria no me falla), manejé los primeros prototipos eléctricos de la industria.

En aquellos años el tema de electrificación era todavía una propuesta y búsqueda. Ya estaban los primeros autos por salir a producción, muchos otros estaban en etapas de prototipos y otros ni siquiera tenían en los planes algo de electrificación.

Hoy en día, en tan solo esos 15 años la evolución que han tenido los autos eléctricos ha sido inimaginable.

Pasamos de 100, 150 km de autonomía a más de 800 en un tris.

Ni siquiera los más positivos se imaginaban el impacto que hoy tiene la industria automotriz china o que los eléctricos estarían llegando a nuestro país con tanta contundencia.

¿Te interesa un auto eléctrico? Checa las opciones que tiene Bitcar para ti

Pero lo que me ha dejado totalmente impactado es la propuesta que Hyundai con el Ioniq 5 N, una (ellos llaman SUV) eléctrica, pero con un espíritu 100% orientado a ofrecer a todos aquellos amantes del manejo, las sensaciones a las que nos tienen acostumbrados los autos a gasolina.

Es que no olvidemos que cuando hablamos de autos hay todo tipo de clientes, los que van a buscar eficiencia o bajo costo de mantenimiento, confort de marcha, silencio a bordo, que los lleven del punto A al B sin contratiempos, pero también están aquellos que ven en el auto un estilo de vida, un objeto que expresa sus emociones o que las genera tras pisar el pedal del acelerador.

Y es que es prudente aclarar que, si bien los eléctricos gozan de un desempeño superior en aceleración a los motores de combustión, quedan a deber en sensaciones de conducción, sobre todo cuando miramos hacia la parte de desempeño, de emociones al volante.

Me refiero particularmente a cuando salimos a un camino de montaña o circuito, frenamos, bajamos marchas, apuntamos, aceleramos y todo eso nos acompaña de un espectacular sonido del motor y reacciones de la caja y tracción del auto.

Hasta ahora, ni siquiera el Porsche Taycan GTS, el eléctrico de la marca claramente enfocado en ofrecer el mejor manejo en pista, había sido capaz de ofrecerlo.

Se maneja de maravilla, pero me faltaba ese toque final de bajar revoluciones, apuntar, doblar, cambiar, acelerar, en fin, a lo que nos tenían acostumbrados los autos de gasolina.

Pero Hyundai se ha atrevido a salirse de la caja (o mejor dicho, meterse en la caja) para reproducir sí, gracias a la electrónica, esas sensaciones de conducción en un eléctrico.

El Ioniq 5 N recurre a varias soluciones para aportar sonido, cambios ascendentes y descendentes, retención de caja, corte de inyección y mucho más en un eléctrico de 641 hp que puede driftear.

Es un atrevimiento que debemos aplaudir pues es la primera aplicación en un eléctrico que lleva las cosas a este nivel. Seguramente hay cosas perfectibles pero que en tan solo un par de generaciones de eléctricos tengamos una propuesta que busque entregar aquellas emociones que nos han hecho amar los autos, por supuesto que debemos aplaudirlo.

Ahora solo queda ver si algunas marcas siguen por el mismo camino a la par que se mejoran las redes de recarga, densidad de las baterías y tiempos de recarga, sin olvidar el tema de reducir la huella de carbono en la producción de estos autos.

Vaya que la industria tiene mucho trabajo que resolver.

Otros
artículos