BitCAr_Blog
Híbridos y Plug-in Hybrid, la guía completa

Por BitCar

Compartir

Un híbrido es, en palabras muy sencillas, un vehículo que combina dos fuentes de poder para moverse. La solución más común de todas es emplear un motor de gasolina y uno eléctrico.

La combinación de ambos motores permite tres cosas importantes: reducir emisiones contaminantes, reducir el consumo de combustible y mejorar el desempeño gracias a un extra de empuje que entregan naturalmente los motores eléctricos.

En nuestro mercado hay diferentes tipos de híbridos, es decir, diferentes aplicaciones de asistencia eléctrica a motores de gasolina: mild hybrid, hybrid y plug-in hybrid.

Mild Hybrid

También llamados como MHEV, son la hibridación más sencilla. Con estos autos no obtienes placa verde, por ejemplo, en CDMX. El empuje principal es del motor de gasolina, un pequeño motor eléctrico de hasta 48 voltios le asiste en circunstancias muy particulares, como una arrancada o mantener encendidos los sistemas eléctricos del auto cuando estamos detenidos en un alto y permite apagar el de gasolina, por ejemplo.

También son muy usados porque la carga tecnológica en los autos es cada vez mayor y requieren de mucha más energía.

El motor de gasolina y los sistemas de frenos en desaceleraciones y fenadas dan energía a una pequeña batería que se encarga luego de surtir al motor eléctrico. Motor y batería son tan pequeños que no tienen capacidad de hacer mover el auto sin que el propulsor de gasolina esté funcionando. Son, de nueva cuenta, un asistente de empuje.

En otras palabras, es como la ayuda que tenemos en las bicicletas con asistencia eléctrica para subir pendientes, pero la bici no sube si no pedaleamos.

Su meta principal es reducir en un bajo porcentaje consumo y emisiones contaminantes, de ahí que no se consideren autos verdes.

Marcas premium como Audi, BMW, Mercedes, tienen muchas opciones Mild Hybrid en su gama. Algunas pick-up de RAM e incluso pequeños urbanos como el Suzuki Swift Boostegreen.

Hybrid

Los hay de muchos tipos y tamaños. Aunque hace más de dos décadas se popularizó este concepto con el Toyota Prius, hoy en día han evolucionado satisfactoriamente.

Se compone igual de dos motores, pero en este caso los paquetes de baterías y el motor eléctrico son ligeramente más grandes y potentes, así es que sí permiten impulsar, aunque sea por pocos km y a bajas velocidades, el auto de manera 100% eléctrica, sin el motor de combustión encendido.

Este tipo de hibridación sí permite obtener una calcomanía verde.

A mayor tamaño de las baterías, mayor capacidad de almacenaje y, por lo tanto, mayor velocidad y distancia de manera eléctrica. También más empuje y mejores consumos.

No es difícil ver híbridos con 15 o más de 20 km/l en ciclos urbanos donde es su mejor terreno para sacarle ventajas y beneficios, pues en condiciones de tráfico pesado sacan a relucir su ventaja.

La recarga del paquete de baterías sucede con el mismo motor de gasolina

Los más representativos en nuestro país es la gama de Toyota, que tiene varios modelos, incluyendo la pick-up Tundra; KIA tiene el Niro, Hyundai acaba de sumar Elantra y Tucson o Ford Escape y Lexus NX por citar a los más famosos y efectivos.

Plug-in Hybrid

También conocidos como PHEV, este sistema es el más elaborado, capaz y costo del concepto híbrido.

Aquí se emplean paquetes de baterías que permiten autonomías de 20, 60 o hasta 100 km de movilidad eléctrica dependiendo de la marca y velocidades que pueden alcanzar hasta los 100 km/h en modo 100% EV.

Es tal el tamaño de las baterías, que la recarga con el motor, desaceleraciones y frenadas, no es suficiente, por lo que requieren conectarse a la luz.

Aquí podemos ver consumos sorprendentes por la efectiva combinación de ambas mecánicas. Además de ser altamente eficientes en ciudad con consumos de 35, 50 o hasta 60 km/l, en autopista permiten también muy buenos consumos o desempeños casi deportivos.

La oferta en México es amplísima, BMW domina el terreno con autos con un desempeño y consumo soberbios ofreciendo lo mejor de dos mundos, al igual que Porsche que tiene las SUVs más potentes y rápidas del mercado con mecánicas de híbridos enchufables.

Lincoln es otra marca que tiene un amplio rango de opciones plug-in hybrid en las SUVs así como Mini o Mercedes junto con Volvo cuya gama completa es conectable, e incluso marcas de volumen con modelos muy bien ubicados, como la Outlander de Mitsubishi y la próxima Chirey Tiggo 8 Pro Max PHEV.

Así como es el beneficio, es el costo, son modelos que pueden costar un 30% más respecto de sus similes de gasolina, pero con beneficios considerables.

Beneficios para los híbridos

Si bien en México no tenemos incentivos fiscales tan elevados como en otros países, la lista de beneficios es amplia para un auto híbrido.

Sí, son más costosos, pero a cambio hay un ahorro considerable en combustible; a mayor hibridación, menor consumo.

Evitas el pago de tenencia que dependerá lo que se cobre o como se gestione en cada estado, pero es un beneficio nacional.

Otro punto a favor es el ahorro del ISAN (Impuesto Sobre Automóviles Nuevos) que, dependiendo del auto, rondan entre los 6 mil y 35 mil pesos.

También circulas diario en CDMX y puedes tener el derecho al “holograma exento” que otorga la Comisión Ambiental de la Megalópolis que comprende CDMX, Estado México, Puebla, Tlaxcala, Querétaro, Morelos e Hidalgo. Este holograma solo cuesta 210 pesos y te exime de hacer la verificación cada seis meses.

Otros
artículos